lunes, 24 de marzo de 2014

Homenaje a los Docentes de la Educación Pública

Dedicado a todos los Docentes de la Educación Pública (Realizado en España)
Porque enseñamos, porque luchamos, porque exigimos el derecho a la Educación Pública, Gratuita y de Excelencia para todos los niños y adolescentes de nuestro país

domingo, 23 de marzo de 2014

24 de Marzo - Memoria Docente

24 de Marzo

Isauro Arancibia el primer Docente asesinado por la dictadura militar
En la noche del 24 de marzo de 1976, los militares genocidas asesinan, de más de 120 balazos, a Isauro Arancibia (Secretario General de CTERA) y a su hermano Arturo. Saquean su piecita en el fondo de su sindicato y, entre otras cosas, le roban un par de zapatos que sus sobrinos le habían regalado.

“Los maestros no dejamos de enseñar, enseñamos a luchar “

”Repito que tus inquietudes son sin causa. No pienso enmaridarme con la muerte porque a pesar de su justicia traidora… volveré y llenaré todos los ámbitos con mi canto que será vida y esperanza Volveré y amaré hasta quemarme”… Isauro Arancibia. (Carta a Amalia Arancibia.1959)

Francisco Isauro Arancibia
Nació en Monteros, provincia de Tucumán el 25 de marzo de 1926. Fue asesinado en la sede del Sindicato tucumano de docentes (ATEP) por las fuerzas del llamado “proceso de reorganización nacional”, el 24 de marzo de 1976. Su cuerpo recibió más de 70 balazos que terminaron con su vida y la de su hermano Arturo René, también docente, que se hallaba junto a él.
Fue maestro y, como tal, una expresión cabal de reciedumbre moral, de aguda percepción del tiempo que nos tocó vivir, de coraje cívico, de una inquebrantable voluntad para luchar y de una gran sensibilidad para comprender los problemas sociales.
Llegó a la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales en momentos difíciles. Recibió un gremio empobrecido , con docentes sumergidos económicamente y menospreciados socialmente. Se dio la tarea de canalizar la rebeldía latente en el gremio y orientó la acción hacia conquistas ciertas y verdaderas.
La huelga de 1958 fue una prueba de fuego. La lucha fue ardua pero fructífera ya que logró la unidad de la docencia, simentada, en la confianza con que el magisterio apoyó su accionar.
Se lanzó de lleno a consolidar la ATEP, convirtiéndola en una de las organizaciones gremiales más sólidas del país, ganándose el respeto y la admiración de muchos otros gremios. Forjador de
Organizaciones Confederales como C.G.E.R.A: que luego integraría el Acuerdo de Nucleamiento Docentes (1970), paso previo a la constitución de la futura CTERA, de cuya Junta Ejecutiva fue el primer Secretario Adjunto.
Arancibia no se limitó a ser sólo gremialista, fue un luchador social, y, como tal, trabajó junto a los obreros tucumanos del azúcar por sus reivindicaciones. La defensa de los derechos humanos también lo tuvo como protagonista. En junio de 1975 contribuye activamente a la formación de una Comisión de Derechos Humanos, que luego se plasmará en la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos, cuya mesa integró.
Tenía gran fe en la educación como formadora de valores esenciales. Pensaba que era imprescindible darle un impulso renovador, transformador creador.
La Escuela Pública Argentina tuvo en él un defensor inclaudicable que luchó contra la injusticia y el privilegio. Y los docentes, un ejemplo permanente de coraje y consecuencia en la organización de los trabajadores.


Isauro Arancibia, maestro tucumano, gremialista, asesinado por la dictadura militar argentina en 1976. Su lucha, su legado


Homenaje al maestro descalzo
"...y sepan que solo muero si ustedes van aflojando.."
Video homanaje a Isauro y Arturo Arancibia, fusilados el 24 de marzo de 1976 en Tucumán por fuerzas militares y policiales comandadas por Antonio Domingo Bussi. Hecho por la Secretaría de DD.HH. de la CTERA


Marina Vilte
Su compromiso con la educación se inició en la época de estudiante como delegada estudiantil de la Escuela Normal Mixta “Juan Ignacio Gorriti” de la provincia de Jujuy.
En la década del 60 comienza su trabajo sindical como delegada de su escuela y en 1963 se desempeña como Secretaria de Organización de ADEP (Asociación de Educadores Provinciales de Jujuy). Participa frecuentemente en comisiones de Huelga done va señalando los caminos de lucha para lograr reivindicaciones de los trabajadores de la educación.
En 1971 asume la Secretaría General de ADEP y desde ese lugar sus anhelos y energías se direccionan a formar un Sindicato Único de Educadores Jujeños. En tal sentido convoca a docentes de todas las ramas para discutir juntos una política gremial útil para defender la Escuela Pública, necesaria para garantizar la igualdad de oportunidades.
Su convicción respecto de la Unidad Gremial la llevará a convocar a otros dirigentes de sindicatos provinciales para organizar el Frente Estatal y a participar con otras agremiaciones docentes del país
con el propósito de ir construyendo una herramienta común a todos los trabajadores de la educación.
Así en 1973, en Huerta Grande (Córdoba), contribuye con su voz y su accionar a crear la CTERA. Esa lucha de siempre es la que dejó huellas imborrables y sus palabras “no voy a claudicar”, retumban por los lugares por donde transitó: las escuelas, las asambleas, las calles, las cárceles…
Marina luchó, sin concesiones, por una educación Nacional y Popular y por una Democracia Sindical comprometida con la defensa de los trabajadores del sector. La Defensa de la Escuela Pública fue el objetivo de una lucha y el motivo por el cual la dictadura militar juzgó “conveniente” detenerla el 31 de diciembre de 1976. Desde entonces Marina está desaparecida.
Coplera de vocación, reivindicaba la cultura popular desde su origen en su Purmamarca natal. Marina sigue presente, por eso recordamos sus palabras: “En este proceso de cambios los docentes tenemos una participación activa, porque debemos imponer de una vez y para siempre la soberanía de las fuerzas del espíritu sobre la prepotencia arbitraria, la justicia que supone el derecho y la verdad sarmientina de que las ideas no se matan” (noviembre 1972)

Marina Vilte, maestra desaparecida durante la última dictadura cívico militar que sufrió nuestro país.
Reconstruyendo Memoria un recorrido por su vida.
Este vídeo fue realizado por docentes y estudiantes de la Esc. Municipal N° 1 "Maestra Marina Vilte".
Marina Vilte fue Secretaria Gremial de ADEP de la provincia de Jujuy por tres periodos consecutivos y co-fundadora de CTERA con el cargo de secretaria adjunta. Detenida en la madrugada del 31 de diciembre de 1976 no se supo más de ella... Este es un homenaje a Marina Vilte, ejemplo de honestidad, trabajo y compromiso.


Homenaje a la coplera, docente y sindicalista purmamarqueña Marina Vilte. Detenida y desaparecida por la dictadura militar en la Argentina, ella es el alma por la que se inició el Encuentro de Copleros en su pueblo, Purmamarca, hace 30 años. Su hermana Bety y su cuñado Mariano la recuerdan en este video, que quedó fuera de los extras del dvd de la película "Esta cajita que toco tiene boca y sabe hablar" (Argentina, 2009, 61 min), producido por La Pedregosa Películas y dirigido por Lorena García.


CAMINAMOS CON LOS ZAPATOS DE ISAURO
En la noche del 24 de marzo de 1976, los milicos genocidas asesinan, de más de 120 balazos, a Isauro Arancibia (Secretario General de CTERA) y a su hermano Arturo. Saquean su piecita en el fondo de su sindicato y, entre otras cosas, le roban un par de zapatos que sus sobrinos le habían regalado. Dice Eduardo Rosenzvaig: "Hay que recuperar esos zapatos porque un maestro no puede andar descalzo por el cielo...".
Eso pensé en estos dos días de caminata: ¡Estamos recuperando los zapatos de Isauro, como los recuperamos cada vez que libramos batallas por la escuela pública! Y eso es lo que hicimos estos dos días: librar una nueva batalla, una más de tantas. Este es un conflicto muy difícil. Complicado. Atravesado. Tenso. Sin embargo, en estos dos días no vi más que compañeros riendo, cantando, abrazándose, emocionados hasta las lágrimas, resueltos, confiados en la propia fuerza, comprometidos, seguros de la justicia de lo que pedimos, con anticuerpos para la manipulación, políticamente generosos, obstinados en la unidad, sintiéndose dueños de nuestro SUTEBA, preocupados por nuestros pibes, comprometidos con la escuela pública, vistiendo el guardapolvo blanco como nuestra segunda piel... Y pensé: ¡Esta pelea ya la ganamos compañeros! Porque no se mide en porcentaje la emoción y el nudo en la garganta, ni el sentirse compañeros (eso de compartir pan y paño), ni el orgullo de ser maestros, ni el abrazo, ni las consignas coreadas de a miles, ni esa sensación incomparable de sentirse digno, ni esa certeza absoluta de que la lucha vale la pena, ni esa confianza que solo se construye colectivamente...
Por eso me voy a dormir muy cansada, como todos ustedes, pero con la serenidad de que Isauro puede seguir andando descalzo por el cielo porque nosotros calzamos sus zapatos. Y yo, que tuve el privilegio de conocerlo, estoy segura que está feliz y orgulloso de todos y cada uno de nosotros.
Cecilia Martínez
Secretaria Adjunta SUTEBA


Marcha Blanca 1988
En 1988, la Marcha Blanca unificó a la CTERA. Fue una marcha que dio a los trabajadores de la educación la idea de unidad, no solamente la unidad en las organizaciones sindicales, que era un proceso que se venía logrando, sino la unidad en CTERA. “Con muchos compañeros era la primera vez que nos veíamos, la primera vez que nos veíamos en las calles con los salteños, tucumanos, jujeños y nos reconocíamos como trabajadores de la educación”
La Marcha Blanca de 1988 fue un hecho político de suma trascendencia para los docentes: fue el espejo que nos devolvió la imagen de lo que éramos capaces de hacer, la constatación de nuestra propia fuerza.
El proceso que derivó en aquella marcha comenzó a gestarse años antes, a fines de los 80, cuando se inicia una etapa de consolidación de la CTERA con la lucha por el salario básico unificado, paritarias nacionales y una ley nacional de educación.
El año 1987 había terminado con los docentes en la calle movilizados tras la consigna "Así terminamos, así no comenzamos". A comienzos de 1988 y frente a la inexistencia de respuestas por parte del gobierno, el conflicto se hizo inevitable. Pocos días antes del inicio del ciclo lectivo un Congreso Extraordinario votó la huelga por tiempo indeterminado.


MAESTROS DEL VIENTO - SUTEBA
El Documental que trata sobre la vida de Isauro Arancibia, Eduardo Requena y Marina Vilte



Eduardo Requena. Memorias de Vida
Nació el 15 de noviembre de 1938 en Villa María (Córdoba). Fue
estudiante primario en la Escuela de los Padres Primitarios, y secundario en el Instituto Bernardino Rivadavia, en el que luego sería profesor.
Su otra gran pasión fue el fútbol, llegando a jugar en primera división del club River Plate de Villa María.
En 1963 se recibió de profesor de historia y geografía desempeñándose en la escuela secundaria y en el profesorado de Bell Vilte, donde comenzó su actuación gremial al ser elegido delegado al Sindicato de Educadores Privados y Particulares de la provincia de Córdoba.
Su compromiso trascendía lo gremial y se articulaba con una militancia política y social en defensa de los intereses populares.
En 1973 participó como delegado y fue activo protagonista de las reuniones de Huerta Grande (Córdoba) y en el Congreso Unificador de la Docencia Argentina, donde nació la CTERA. Desde el comienzo de su actuación Eduardo había comprendido la necesidad de agrupar a todos los docentes en una central única.
Fue Secretario de la Rama de Docentes en las dos primeras Juntas ejecutivas de la CETRA (1973- 1976). Desde ese lugar trabajó por lograr una Educación al servicio del pueblo, por la unidad de los docentes y por su participación en la lucha con el conjunto de los trabajadores. El 23 de julio de 1976 fue secuestrado por un grupo de tareas del régimen militar.


Un maestro. Una historia de lucha, una lección de vida - Guillermo Saccomanno

“Que me hayan dejado sordo no quiere decir que me calle”

Orlando Balbo, “Nano”, discípulo de Paulo Freire, fue secuestrado el 24 de marzo del 76.
Logró sobrevivir a la cárcel de Rawson pero quedó sordo por efecto de la tortura. Se exilió en Roma gracias a monseñor Jaime de Nevares, fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, quien, a su vuelta al país en 1985, le sugirió partir hacia Huncal, un paraje hostil perdido en la precordillera patagónica. Allí se dedicaría a la alfabetización de una comunidad mapuche, una experiencia educativa antológica, en la más cruda desolación. Años más tarde, también participaría en las luchas docentes de Neuquén, que incluye el asesinato del maestro Carlos Fuentealba a manos de la policía provincial.
…Cuando me metieron preso en el 76 me faltaba cobrar el proporcional de las vacaciones de la escuela. La directora y la secretaria sintieron culpa y vinieron a pagarme a la cárcel. Les pegaron un apriete terrible. Los milicos casi las dejan adentro. Las pobres huyeron despavoridas de la cárcel. Y el cheque quedó sin cobrar. Años más tarde, al volver del exilio, precisaba mis antecedentes docentes para armar un currículum y buscar trabajo. Llamé a la escuela. Me dijeron que estaría para un lunes. La directora ya no era directora. Pero al enterarse de que yo iría a la escuela, vino a encontrarme: …para los chicos fue un duelo que a usted lo metieran preso. Los chicos nos retaban, nos inculpaban. “¿y usted qué hace por él?”, me decían. “El maestro hizo cosas por nosotros. Y usted, que es la directora, ¿qué?”. Fueron ellos los que me empujaron a ir a pagarle a la cárcel.
En 1962 el peronismo está proscripto en la Argentina. Un pibe con una carabina al hombro acompaña a su padre campesino por las estancias para sublevar a la peonada: hay que impedir que voten como el patrón quiere. En la colimba, ese pibe será maestro en un cuartel en Junín de los Andes, donde trabará amistad con Diego Frondizi, militante de las Fuerzas Armadas Peronistas. Más tarde, en la universidad, se acercará al Peronismo de Base.
El Nano y Saccomanno se conocieron en el 69 cuando hacían la colimba en aquel cuartel del sur. En los años setenta, el escritor había dado por desaparecido al maestro. Hace tres años volvieron a encontrarse. “Yo cuento”, le dijo el Nano, “vos escribís”. El resultado es esta obra conmovedora, en la que confluyen la fuerza del educador que enfrenta la adversidad y el reclamo por un mundo más justo. En la apasionante historia del Nano Balbo se funden lo individual y lo social, para referir una voluntad transformadora.
Un maestro es una crónica íntima y colectiva de una generación, el relato arrebatador sobre un hombre que ha sido consecuente con sus ideales, que se impuso a su dolor personal y no ha perdido la esperanza de cambiar el mundo.

jueves, 20 de marzo de 2014

Gioconda Belli

Gioconda Belli es, una de las voces femeninas de la literatura nicaragüense pioneras de la poesía revolucionaria y de la revolución misma.
Coherencia y unidad caracterizan su expresión poética. En los años de la lucha por la liberación de su país, Gioconda Belli vivió en el exilio (radicando en México en 1976), a este periodo fuera de su patria corresponde su libro Línea de Fuego, ganador del Premio Casa de las Américas 1978. Regresó a Nicaragua al triunfo de la revolución sandinista, abandonando el FSLN cuando éste no logró reorganizarse y partiendo una vez más para residir en diversos lugares del mundo (Lavinia, Breda, 1994, Francia, 1995). Actualmente se halla en su país, donde, desde el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), continua la lucha política de liberación nacional de su pueblo.
La poesía de Gioconda, ha recibido influencias de José Coronel Urtecho (1906-1994), quien dijo de su poesía ser una versificación sin género definible. Ha sido, a la vez, comparada con Ernesto Cardenal, discípulo de Coronel Urtecho y uno de los poetas más representativos de la literatura revolucionaria en Nicaragua, donde Cardenal militó en el FSLN hasta su renuncia, ocurrida tras haber considerado que el frente sandinista había sido destruido. Se ha concedido que Gioconda Belli es, después de Ernesto Cardenal, la poeta simbólica de la revolución nicaragüense.

Sofía de los presagios
A su paso por el pueblo de Dirià, los gitanos dejan olvidada a una niña de piel morena lavada. Nunca regresan a buscarla. Sofía crece con la identidad extraviada, jugando con los poderes mágicos de su raza y rodeada por los augurios de quienes ven en ella la sombra de un infortunio. Seducida por las maneras dedicadas de René, se casa con él siendo todavía muy joven. Su hogar pronto se transforma en una prisión de hostilidad y violencia. Pero Sofía, mujer-maga, mujer-nueva, no puede ni quiere negarse a la llamada de la libertad.
Es el mundo de la nigromancia, de los sortilegios, que envuelven el origen y el destino de una mujer diferente. Es el refugio íntimo donde se le permite ser mujer, libre y gitana

La mujer habitada
La mujer habitada sumerge al lector en un mundo mágico y vital donde la resistencia ancestral del indígena al español se vincula a la rebelión femenina y a la insurgencia política de hoy. Lavinia abandona la casa de sus padres para iniciar una vida de mujer independiente. Piensa que por fin empezará a escribir su historia. Pero ignora que, junto con el amor, llegará la oportunidad de escribir La Historia. Una voz íntima que habita en su sangre la incita a unirse a los cazadores de utopías…
Gioconda Belli narra con poesía e inteligencia una historia tan antigua y apasionante como el mundo: el amor entre un hombre y una mujer, y la lucha de un pueblo por la libertad.

Waslala
Melisandra balancea sus piernas sobre el río que corre lentamente junto a la hacienda de su abuelo. Aguarda, con la calma propia de los habitantes de Fagua, la llegada anual de los contrabandistas que, camino de las regiones interiores, descansarán en su casa y les dejarán las últimas noticias del mundo. Pero esta vez, un forastero desconocido propone a Melisandra emprender juntos la aventura con la que siempre soñó: encontrar Waslala, el paraíso en cuya búsqueda se perdieron sus padres cuando ella era sólo una niña. Sin embargo, igual que se desvanecieron las ilusiones de Fagua, un país convertido en el vertedero de los desechos del mundo rico y el límite último con las regiones civilizadas, Waslala parece haberse esfumado, dejando tan sólo la huella sutil de un ideal imposible, un sueño maravilloso grabado en el recuerdo de unos pocos.
En Waslala se recrean los mitos eternos que acompañan al hombre desde el origen del pensamiento.

El país bajo mi piel
¿He sido dos mujeres y he vivido dos vidas. Una de mis mujeres quería hacerlo todo según los anales clásicos de la feminidad: casarse, tener hijos, ser complaciente, dócil y nutricia. La otra quería los privilegios masculinos: independencia, valerse por sí misma, tener vida pública, movilidad, amantes. Creo que al fin he logrado que ambas cosas coexistan bajo la misma piel. Sin renunciar a ser mujer, creo que he logrado también ser hombre.
Estas memorias son a la vez un poderoso testimonio de primera mano sobre una época clave de la historia latinoamericana, y el delicado autorretrato de una mujer a la vez excepcional y corriente. Dos realidades paralelas, el amor y la guerra, se cruzan en estas páginas que, desde el peligro de las trincheras hasta la tranquilidad de la madurez, reflexionan sobre la permanencia de los ideales y la fuerza motora de la pasión.

El infinito en la palma de la mano
El mágico relato de nuestros orígenes es probablemente el que más fascinación ha inspirado en la humanidad a lo largo de los tiempos. Pero, más allá de los cuarenta versículos que la Biblia dedica a Adán y Eva, más allá incluso de la leyenda, ¿cómo sería la vida de aquella inocente, valiente y conmovedora primera pareja?, ¿cómo sería aquel universo primigenio?
Poesía y misterio se dan la mano en esta sorprendente novela que nos presenta al primer hombre y la primera mujer descubriéndose y descubriendo su entorno, experimentando el desconcierto ante el castigo, el poder de dar vida, la crueldad de matar para sobrevivir y el drama de amor y celos de los hijos por sus hermanas gemelas.

El país de las mujeres
Sobre la tarima, la presidenta Viviana Sansón, terminó de pronunciar su discurso y alzó los brazos triunfante. Le bastaba agitarlos para que la plaza entera prorrumpiera en renovados aplausos. Era el segundo año de su mandato y el primero en que se celebraba, por todo lo alto, el Día de la Igualdad En Todo Sentido que el gobierno que el PIE mandó incorporar a las efemérides más ilustres del país. A la Presidenta la emoción le enturbiaba los ojos.»
Viviana Sansón y un grupo de amigas crean el Partido de la Izquierda Erótica (PIE) y prometen barrer, `lampacear` y lavarle el lodo a Faguas -un pequeño país latinoamericano quebrado por la impunidad y los actos de corrupción de sus gobernantes- “hasta dejarlo reluciente” y “oloroso a ropa planchada”. Contra cualquier expectativa, “las eróticas” ganan los comicios presidenciales y mandan a los varones a sus casas por seis meses para que aprendan la crianza, mientras las mujeres aprenden lo propio y se hacen cargo de la seguridad, la economía y políticas laborales con resultados asombrosos.
No les faltarán enemigos ni enemigas, y en una de sus presentaciones públicas, la presidenta Sansón sufre un atentado. ¿Quién ha disparado y qué intereses oculta? ¿Logrará el PIE sobrellevar los ataques de sus adversarios? ¿Será posible convertir a Faguas en un país mejor?
Un libro político y reivindicativo, pero al mismo tiempo alegre y utópico, que consigue arrastrarnos al convencimiento de que es posible un mundo mejor mediante la utilización de los valores femeninos, y que consigue no convertirse en panfletario gracias a un elenco de personajes potentes, bien definidos y muy reales que nos dan un contrapunto perfecto a una novela que destila optimismo y ganas de cambiar el mundo.

El pergamino de la seducción
La reina Juana de Castilla, hija y madre de reyes, es el personaje más carismático y fascinante de un período crucial de la historia de España. Hermosa, inteligente, segura y poderosa, se rebeló contra la represión y los abusos, y luchó sin descanso por ser fiel a sí misma. En 1509, con veintinueve años, fue declarada loca y encerrada en Tordesillas, donde permaneció hasta su muerte en 1555.
Cuatro siglos más tarde, a través de Lucía, una joven de asombroso parecido con la Reina Juana de Castilla, un historiador busca resolver el enigma de quien fuera más conocida como Juana la Loca. ¿Enloqueció de amor, como cuenta la historia oficial, o fue víctima de traiciones y luchas por el poder? Seducida por la pasión de la palabra, Lucía se adentra en un pasado que alterará su presente para siempre. En esta novela, histórica y contemporánea, Juana de Castilla regresa para contar su propia versión de los hechos.

El intenso calor de la luna
Tras dedicarse por entero a formar una familia, dejando atrás proyectos profesionales,Emma llega a la madurez de sus 48 años. Sus dos hijos ya se han marchado de casa y la relación con su marido ha perdido el encanto de los primeros años. Cuando su cuerpo de mujer atractiva y sensual muestra los primeros signos de cambio, Emma se angustia y teme perder los atributos de su feminidad. En medio de una vorágine de pensamientos negativos, un hecho fortuito la lleva a entrar en contacto con una realidad ajena a la suya donde encuentra una inesperada pasión que cuestiona su apacible rutina y la lleva a descubrir el gozo, la sexualidad y las posibilidades de realización de esta nueva etapa de su vida.El intenso calor de la luna cuenta la historia de Emma, un personaje flaubertiano que se rebela contra el papel que le impone la sociedad a la mujer madura. Gioconda Belli explora la identidad femenina en la menopausia, cuando la mujer debe ir más allá de los mitos que centran su valor en la belleza juvenil y la fertilidad, para descubrir un nuevo erotismo y el poder de ser ella misma.

domingo, 16 de marzo de 2014

Memoria en las aulas

Memoria en las aulas: Una colección, desde y para el aula - Comisión Provincial por la Memoria
Los fascículos proponen un espacio para reflexionar con los docentes sobre la historia reciente de la Argentina. La idea es que el tema propuesto en cada número pueda abrirnos la puerta al debate y al análisis. Por esta razón, incluimos documentos y materiales relevantes para la comprensión de la problemática y para el trabajo en el aula.

1- Los recorridos de la Justicia: Del juicio a las Juntas a los nuevos juicios
En este sentido en este dossier proponemos analizar el recorrido que ha transitado la justicia desde el juicio a las Juntas hasta el presente, teniendo en cuenta los conflictos, las dificultades y las nuevas demandas que
emergen desde la sociedad, con el objetivo de visualizar y discutir sobre los diferentes sentidos que se le han establecido a la justicia.

1- Guía de Recursos para la Enseñanza del Pasado Reciente
Esta colección aborda los temas históricos anclándolos en las realidades locales, ofreciendo una nueva perspectiva para su tratamiento en el aula, que se potencia al incluir la mirada de los jóvenes en la forma de interrogar el pasado y contar la historia.
La escuela no es sólo un espacio para la transmisión de conocimientos sino que constituye un lugar para la producción de saberes y de nuevas estrategias para adquirirlo, aun en tiempos en que los contextos escolares no propician las mejores condiciones para hacerlo.
En cada número se elabora una propuesta pedagógica para trabajar en el aula sobre un tema particular de la historia reciente de nuestro país

2- Fin de época: la industria durante la última dictadura militar
La última dictadura militar produjo en el seno de la sociedad profundas y perdurables transformaciones que en cierta manera constituyen la matriz de nuestro presente.
En esta presentación abordaremos sus impactos en la esfera económico social.
Estas historias particulares de las fábricas SIAM (Lanús), La Cantábrica (Haedo), YPF (Berisso y Ensenada), entre otra, permiten analizar algunos rasgos de los cambios operados en el seno de la estructura económica argentina de las últimas décadas. La dictadura fue en parte aguas cuyos efectos en la industria argentina y en el mercado de trabajo son bien visibles.

3- La política social de las topadoras. Erradicación de villas durante la última dictadura militar
La configuración del régimen autoritario iniciado con el golpe de estado de 1976 implicó la puesta en marcha de diferentes estrategias y planes cuyo fin sería provocar una drástica transformación de la sociedad suprimiendo lo que la alianza golpista cívico-militar interpretaba como la cuna de todos los males de nuestra historia: el “populismo” y la “subversión”. Con su singular visión, ambos daban cuenta de todo aquello que había que “erradicar” y “exterminar” en pos de la construcción de una “auténtica democracia”, tal como designaban al régimen que proseguiría al gobierno militar, sin definición de tiempos ni reparos en cuanto a medios.
La “guerra contra la subversión” y el plan de “saneamiento de la economía” fueron sus dos pilares fundamentales pero no los únicos. En este dossier presentamos una faceta de las políticas de la dictadura militar poco indagada: la cuestión del control y reordenamiento del espacio urbano y por ende del asentamiento poblacional cuya política más audaz y enérgica fue la erradicación de villas de emergencias.
Estas investigaciones, además de aportar a la reconstrucción de los hechos, provocaron un trabajo sobre la identidad individual y colectiva tanto de los adolescentes, hijos o nietos de aquellos que fueron desalojados por la fuerza de las topadoras, como de la propia comunidad del barrio marcada por el estigma de su origen y también por los imaginarios sociales, tanto propios como del entorno, que presentan al “villero” como un inadaptado social, un indeseable, que vive en condiciones de abandono y desidia. La inclusión de esta temática para abordar en el aula la última dictadura militar, permite no sólo una comprensión más vasta de la misma sino que ofrece la posibilidad de profundizar sobre contenidos muy significativos para las comunidades implicadas en estos procesos y también problematizar e historizar las formas de discriminación y estigmatización sobre los sectores más pobres de nuestra sociedad.

4- Instantáneas. 30 años con memoria
En este Dossier revisamos los años 1976-2006, para focalizar en ellos algunos signos de la historia argentina más dolorosa.
Como si construyéramos un álbum fotográfico entre público y privado, seleccionamos momentos que consideramos significativos para comprender las raíces del presente. Cada foto impresa en este “álbum” es un indicio más que nos permite reflexionar en un juego permanente entre el pasado y el presente: es un disparador para pensar nuestra historia e identidad.
Redescubrir los acontecimientos de la historia reciente y enmarcarlos en un proceso político y social más amplio permiten cuestionarnos el hoy, y abrir las puertas para proyectarnos como sociedad, ya no sobre el vacío, sino sobre una experiencia transitada.

5- La educación durante la dictadura. (I)
La última dictadura militar produjo huellas profundas en el sistema educativo. A pesar de no haber desarrollado un proyecto educativo sistemático y orgánico, su impacto en la vida cotidiana de las instituciones, y en el funcionamiento regular del sistema educativo es innegable.
En este trabajo presentaremos algunas de las políticas educativas puestas en marcha durante el período 1976 – 1983. Como denominador común, estas políticas persiguieron ejercer un control pleno sobre los actores y las instituciones. Este control fue ideológico, pero también fue un control del comportamiento y de las relaciones cotidianas entre los actores escolares.
Por otra parte, estas políticas se articularon con elementos que ya se encontraban presentes en el dispositivo escolar construido durante un siglo. El ejercicio arbitrario de la autoridad, la vigilancia sobre el comportamiento y el pensamiento de alumnos y docentes, la ritualización y la burocratización de la enseñanza, fueron algunos de los elementos que la dictadura enfatizó en las escuelas pero que ya formaba parte de muchas de ellas.
Comprender este fenómeno nos debería permitir abrir interrogantes sobre cuáles son los aspectos de ese dispositivo escolar que aún persisten en la vida cotidiana de las escuelas.

6- La educación durante la dictadura (II): La Noche de los lápices
La politización de los sectores medios fue un rasgo que caracterizó a la Argentina de la década del sesenta y la primer mitad de los setenta. Su distintivo fue la presencia de los jóvenes. Las multitudinarias movilizaciones en calles, puebladas y universidades que se registraron en todo el país a lo largo de estos años estuvieron marcadas por su protagonismo. Pertenecientes a un sector social antes remiso a estos escenarios, los jóvenes fueron los nuevos actores que se sumaron a una protesta que había sido liderara desde la proscripción del peronismo casi exclusivamente por la clase obrera. Esta confluencia implicó una renovación en los repertorios de la acción colectiva y transformó el escenario. La oposición a la dictadura de Juan Carlos Onganía (1966-1969) fue el gran catalizador de esta activación política cada vez más extendida.
Emergieron así múltiples agrupamientos. La mayoría de ellos tuvieron un ideario emancipador que sostenía como proyecto la construcción de una sociedad radicalmente diferente a la de aquel momento. La desaparición de las desigualdades e injusticias sociales fue el punto que nucleaba a la mayoría de ellas, juntamente con la reivindicación de la liberación nacional y la lucha contra el imperialismo. La vía revolucionaria armada fue parte de este imaginario inspirado, sobre todo, en el modelo de la Revolución Cubana. Pero no toda esta energía social transformadora asumió este camino. Las prácticas no-violentas de acción política también se multiplicaron, en partidos, agrupaciones, sindicatos, asociaciones barriales, centros culturales entre tantos otros.
Las escuelas secundarias y las universidades no estuvieron ajenas a este proceso, sino todo lo contrario, fueron espacios donde se desarrolló una intensa actividad. A temprana edad muchos jóvenes comenzaron su inserción política a través de distintos ámbitos de expresión y acción, como por ejemplo, los centros de estudiantes. Las tomas de los edificios, las asambleas, volanteadas y pintadas sucedían a diario en los establecimientos educativos más movilizados.Buena parte de esta acción política radicalizada confluyó en el peronismo bajp la consigna del “luche y vuelve”, que apelaba al retorno del exilio de Juan Domingo Perón y el reclamo de elecciones democráticas.
Ambas aspiraciones se hicieron realidad en 1973.

7- Sindicatos y trabajadores. 1955/1973
El objetivo de este dossier es indagar en el período 1955 -1973, particularmente en las diferentes formas que fue adquiriendo la representación política de los trabajadores. Una etapa de tensiones entre gobiernos militares y democráticos, atravesada por la proscripción del peronismo, el autoritarismo y la violencia.
Un recorrido de algunas cuestiones clave vinculadas al movimiento obrero que consideramos pueden ayudarnos a comprender más profundamente el período posterior, signado por la última dictadura.

8- Sindicatos y trabajadores. 1973/1983
El 11 de marzo de 1973, después de 18 años de proscripción el peronismo retornaba al poder con el triunfo de la fórmula Cámpora –Solano Lima.
Los acuerdos políticos preelectorales entre Perón en el exilio y el gobierno militar habían impedido que el viejo líder se presentara como candidato. Pero de todos modos las urnas expresaron el resultado de una lucha que durante años habían llevado adelante amplios sectores de la sociedad: hombres y mujeres de los sectores populares, cuya historia política y social enlazaba con fuerza una identidad peronista; trabajadores, organizados o no, viejos dirigentes de la resistencia, los de más nuevo liderazgo, formados bajo la consigna “luche y vuelve”; sindicalistas, delegados de base, militantes políticos, militantes sociales.
“Cámpora al gobierno, Perón al poder” había sido la consigna de la campaña electoral llevada adelante protagónicamente por los sectores juveniles del peronismo, alentados por Perón desde el exilio y mirados con recelo por los que habían sido hasta entonces los depositarios incuestionados de la confianza del líder: los dirigentes sindicales

9- Hijos, Identidad y Política
A mediados de los años noventa se instaló en el escenario social un nuevo actor, eran los hijos de desaparecidos. Más allá de las implicancias políticas que esta nueva figura tendrá en la construcción de la memoria, su presencia vibrará sobre dos espacios. Desde lo público vinculado al reclamo de justicia y al quehacer político sobre las problemáticas del presente. Y desde lo privado, en la lucha cotidiana por recomponer la identidad y recobrar ese pasado que les es propio. Muchas veces la delimitación de estos dos espacios no será tan clara, o no tendría porque serlo.
En este dossier proponemos navegar sobre el entramado que, cubierto de diferentes discursos, prácticas y sentidos, nos permite analizar el trazado político de la memoria de la última dictadura militar –pensar en las tensiones entre ese pasado, sus huellas y las problemáticas del presente-.
También proponemos sumergirnos en el mundo de las representaciones que componen la identidad de los hijos; una experiencia cubierta por ausencias, presencias, recuerdos y el dolor.

10- Radicalización política en la Argentina, 1966-1973
El 28 de junio de 1966 se produce un nuevo golpe de estado en la Argentina, una parte de la serie abierta por el golpe militar de 1930 que derrocó al presidente radical Hipólito Irigoyen. Sin embargo, desde el derrocamiento de Juan Domingo Perón en 1955, las así llamadas “asonadas militares” se sucedieron casi constantemente, ya sea para derrocar gobiernos civiles o para condicionar fuertemente su capacidad de maniobra y de gobernabilidad
Sin embargo, además de las coyunturas estrictamente políticas de la Argentina, hay otros elementos que es necesario tener en cuenta para entender más cabalmente esos años. Por una parte, un fenómeno mundial: la emergencia de una nueva cultura juvenil. Los jóvenes –las diferentes “nuevas olas”- no sólo fueron ocupando progresivamente el espacio público sino que encararon diversas formas de acción que tuvieron un rasgo en común: el desafío a la autoridad. También las mujeres ocuparon un espacio novedoso en la escena pública y en la arena política. Los procesos de modernización cultural que se aceleraron en la década del 60 no dejaron afuera al arte aunque, como se verá más adelante, la relación entre las vanguardias estéticas y las vanguardias políticas no siempre fueron armónicas. Finalmente, los años sesenta fueron testigos de una nueva oleada de irrupción colectiva en las calles; así como el 68 es un año en el que la contestación y la protesta callejera fue el hecho privilegiado a nivel mundial, en la Argentina se puede seguir un ciclo de “puebladas”. La más conocida es el Cordobazo de 1969, aunque no fue única ni sintetiza el ciclo en su conformación ni en sus contenidos. Finalmente, estos años fueron el escenario de la emergencia de un fenómeno novedoso: la aparición de organizaciones que optaron por la acción directa armada como forma de hacer política.

11- Memorias Militares
En los últimos 25 años, las Fuerzas Armadas argentinas decidieron callar más que romper el “pacto de silencio” que rodeó a las actividades represivas. Sin embargo, esto no impidió que produjeran relatos y narrativas sobre los acontecimientos que las tuvieron como principal protagonista. En efecto, las instituciones armadas construyeron -y reconstruyen hoy- su propia versión sobre el régimen militar y la represión ilegal. Desde la transición democrática hasta nuestros días, en un contexto social y político adverso a los legados y herencias de la dictadura, las instituciones armadas se vieron forzadas a tomar posición frente a los debates que la sociedad civil ha mantenido -y aún mantiene- sobre la violencia vivida. De allí que las imágenes que construyen para sí mismas y presentan a la sociedad no están exentas de cierta dosis de calculo estratégico para evadir las responsabilidades tanto morales como jurídicas y políticas que le incumben por la desaparición de miles de hombres y mujeres.
Un inestable equilibrio entre olvido, selección, negación y falsificación, que le permiten lidiar con el problema de la justificación de procesos históricos que encierran violencia y deshumanización, da forma a la relación que las Fuerzas Armadas mantienen con su pasado autoritario. De modo tal que en sus memorias se reproduce una matriz narrativa que marca una continuidad con las representaciones que estimularon la criminalización de la Fuerzas Armadas, pero también se observa una dinámica que fue variando a lo largo de los últimos 25 años, en función de los cuestionamientos de la sociedad civil por los crímenes cometidos, las conquistas de los organismos de Derechos Humanos, la proclamación y derogación de las leyes de impunidad, las declaraciones mediáticas de los ex – represores, los cambios de sensibilidad social y política, las transformaciones en el escenario jurídico internacional, entre otros acontecimientos. En suma, en las visiones militares sobre el pasado reciente conviven pues tanto continuidades como transformaciones narrativas. Unas y otras son fruto de las negociaciones y confrontaciones que las instituciones armadas mantienen, para dentro, con el relato hegemónico sobre la “lucha contra la subversión”; para fuera, con el discurso de los organismos de Derechos Humanos y la memoria de los desaparecidos.

12- Censura Cultural y Dictadura
Indagar en las diversas cuestiones relativas a la censura cultural durante la última dictadura militar en nuestro país implica reconocer el carácter formativo, y no de mera reproducción de la ideología dominante, que tiene la cultura dentro de un proceso social. En ese sentido, las producciones simbólicas como la literatura, el periodismo, o las intervenciones de los intelectuales (tanto de los que fueron claramente opositores como de los que colaboraron en el diseño de políticas culturales que legitimaron el orden político, social y económico impuesto por el gobierno militar) confirman aquel rasgo determinante propio de la cultura.
Desde esta perspectiva es posible preguntarse, entonces, cuáles fueron aquellas políticas diseñadas e implementadas, con relación a la producción intelectual y literaria, cuáles sus efectos en la circulación de las obras, qué cambios generaron en las formas de leer, cómo modificaron las relaciones entre integrantes del campo cultural durante aquellos años, qué respuestas promovieron y cuáles obtuvieron.
Este dossier se propone contribuir a la elaboración colectiva de este tipo de preguntas y a la reflexión sobre las posibles respuestas.

13- Censura Cultural y Dictadura(II): Literatura Infantil y Juvenil censurada en la última dictadura
Una de las principales armas que utilizó el golpe de Estado de 1976 para derribar toda idea contraria al régimen fue un mecanismo de censura en la cultura que se reflejó en persecuciones y torturas a autores, prohibiciones de circulación de libros, canciones y otras expresiones; editoriales cerradas y bibliotecas vaciadas. Desde los mandos militares se pensaba que una de las principales formas de aniquilar al enemigo “subversivo” era instalar un plan de control allí donde se forjaran las ideas. Por eso la cultura y la educación fueron el blanco adoptado por la denominada “Operación Claridad”.
Esa ambición de acallar a toda una sociedad también se dejó ver en la literatura infantil y juvenil, donde, como se verá más adelante, se puso un especial énfasis no solamente en la circulación de las obras sino en sus autores y editoriales.
“¿Qué les podía molestar a los militares de un cuento para chicos?” es una pregunta recurrente. Y tiene varias respuestas. En primer lugar, hay que mencionar que cada texto, sea de ficción o de historia, poesía o manual, forma parte de la producción cultural de una época. En ese sentido, los años 70 marcaron un periodo de lucha y resistencia que se dejaba ver en las creaciones de carácter cultural y que se oponían al discurso del poder de la dictadura. En segundo lugar, también por aquellos años se vislumbraban los cambios que darían un vuelco en la literatura infantil, depositados en el lenguaje, en la transformación de las atmósferas en las cuales transcurren las historias, en una nueva relación con el lector y en el humor y la parodia como forma de criticidad. La fantasía, los finales abiertos, las preguntas,el color, las líneas de los dibujos que se salían de una figura “real”, eran capaces de abrir nuevos interrogantes en los chicos, y esto no convenció a los dictadores de turno. Justamente lo que menos vieron en las nuevas obras fue literatura. A través de cada historia se suponía un arma sospechosa, difusora de ideas peligrosas, que atentaban contra los valores de “la moral, la familia y la patria” que se pretendían imponer.

SUBVERSION EN EL AMBITO EDUCATIVO (CONOZCAMOS A NUESTRO ENEMIGO) - Ministerio de Cultura y Educación (1976)
1976: La dictadura cívico-militar impuso la represión también en las escuelas, con normas disciplinarias regidas por el autoritarismo y la impunidad que gobernaba nuestro país. La Junta Militar hizo circular en las escuelas, siendo de lectura obligatoria para los docentes, un manual denominado “ Subversión en ámbito Educativo” que contenía “indicaciones” para “detectar subversivos” en las aulas. El ámbito educativo, donde se forman niños, niñas y Jóvenes, era entendido por las Fuerzas Armadas como un lugar “del enemigo” en el que los derechos de los estudiantes y sus organizaciones debían ser erradicadas. Las Leyes de Educación a Nivel Nacional que hoy nos rigen consideran a la Educación como Derecho Social, expresan el respeto por los Derechos laborales de los docentes y consideran a los niños/as y jóvenes como sujetos plenos de derechos. Estas normas dan el marco legal hacia la Democratización de la Escuela y, en relación a los jóvenes legislan en favor de las Organizaciones Estudiantiles en sus diversas expresiones. Existen hoy en la Provincia de Buenos Aires mas de mil Centros de Estudiantes Secundarios en la provincia de Buenos Aires, expresión del protagonismo recuperado por los jóvenes en su compromiso social y político.


14- La clase trabajadora durante la última dictadura
Grandes núcleos de la producción académica y una parte significativa de los debates políticos y sociales sobre la última dictadura militar desarrollada entre 1976 y 1983 han tendido a concentrarse en las características del terrorismo de Estado y sus impactos, y en la confrontación entre organizaciones político-militares y fuerzas armadas. En este dossier nos proponemos retomar un eje central en esta historia que todavía no ha sido integrado en forma cabal por las visiones predominantes centradas en la historia política: el papel de la clase trabajadora durante la dictadura. Con el objetivo de abordarlo, retomaremos una serie de contribuciones realizadas desde la década del ´80 en adelante sobre las estrategias de trabajadores y sindicalistas frente a un proceso de cambio estructural que promovió una reconfiguración regresiva del sector industrial, una redistribución regresiva del ingreso de profundidad inédita y una reducción de las posibilidades de organización y lucha de la clase trabajadora.
El texto está organizado en tres grandes apartados. En primer lugar, se sintetizarán brevemente los cambios en las políticas económicas, laborales y represivas que afectaron a los trabajadores industriales y sus organizaciones durante este período. En segundo lugar, se analizarán algunas contribuciones sobre las formas de resistencia desarrolladas por trabajadores y sindicalistas tanto en el país como en el exterior, por parte de las bases y de la dirigencia sindical. En tercer lugar, se revisarán algunos aportes recientes que estudian el papel de la clase trabajadora durante la dictadura a partir de analizar casos específicos de empresas industriales que proponen distintas miradas sobre la cuestión de la resistencia

La entrega del poder por parte de las Fuerzas Armadas argentinas fue precipitada por la guerra de Malvinas, librada entre abril y junio de 1982 por la Argentina y Gran Bretaña. Fue un conflicto armado producido a partir de la disputa por la soberanía sobre el archipiélago austral, ocupado por la fuerza por la corona británica en 1833. Breve y cruenta, la guerra de Malvinas produjo el descrédito del gobierno militar y de las instituciones castrenses. El fracaso abrió la puerta para masivas denuncias por violaciones a los derechos humanos, e impulsó a los grandes medios gráficos, reticentes hasta ese momento, a difundir con amplitud informaciones acerca de las atrocidades cometidas por la dictadura.
En este marco, los ex soldados combatientes, sus familias, sus compatriotas y el estado argentino (en su último año de gobierno de facto y primeros democráticos) debieron procesar la experiencia de la guerra en las islas. Apareció un concepto clave: desmalvinización. Acuñado por el sociólogo francés Alain Rouquié, rápidamente alcanzó publicidad, no sólo por su eficacia sino porque diferentes políticas públicas que tenían a Malvinas como eje central se organizaron en torno a la idea de que “algo había que hacer con la guerra de Malvinas”. En líneas generales, la idea de la desmalvinización se entendió como la necesidad de “olvidar” Malvinas, la guerra, y por extensión, la defensa de la soberanía, los intereses nacionales, y a los protagonistas mayoritarios del conflicto: los jóvenes conscriptos recientemente desmovilizados, que irrumpieron en el último año de la dictadura y la “primavera democrática” con sus consignas radicales y su simbología a veces excesivamente militar en aquellos años.
Pero ¿qué significa desmalvinizar? Reponer elementos para conocer su origen, entender el contexto en el que se produjo y la forma en la que las primeras agrupaciones de ex soldados conscriptos actuaron en relación con este y en respuesta a otras políticas de olvido u ocultamiento es una forma de comprender los dilemas, las limitaciones y los desafíos que enfrentaba la sociedad argentina en la primera mitad de la década del ochenta.

Malvinas: Las violaciones a los ddhh en las islas
Hace treinta años tropas argentinas desembarcaban en las Islas Malvinas y así la dictadura cívico militar daba inicio a la guerra contra el Reino Unido. Las consecuencias de esa guerra fueron 649 soldados argentinos muertos, más de 1200 heridos y 250 soldados ingleses muertos. La guerra de Malvinas, y sus memorias, aún con sentidos disímiles -ya sea para repudiarla como para legitimarla-, remiten a inscribirla como un episodio de la dictadura militar. ¿Es posible escindir ambas cuestiones?
Las violaciones a los derechos humanos cometidas por los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas contra los soldados en las islas son indisolubles de las cometidas en el continente contra otros ciudadanos.
La guerra de Malvinas fue parte de la dictadura militar que la produjo. Los mismos oficiales que llevaron adelante el terrorismo de Estado, condujeron la guerra y disciplinaron a los soldados con las mismas metodologías del horror: vejámenes, estaqueos, torturas, simulacros de fusilamiento, castigo físico y presión psicológica.

Historia de los Organismos de Derechos Humanos

Historia de los Organismos de Derechos Humanos - Comisión Provincial por la Memoria
Estos dossier, hicieron un recorrido por los ocho organismos de Derechos Humanos que se destacaron por su incansable labor en la lucha por la Verdad, la Justicia y la Memoria a lo largo de los años aciagos de la dictadura, y en el tiempo posterior de recuperación democrática

1 - ABUELAS DE PLAZA DE MAYO - Marta Dillon
El relato sobre el trabajo y la búsqueda de las Abuelas
Es una historia con raíces en el dolor. La cronología de una búsqueda mas allá de los resultados concretos. Un camino que fue forjado por el aprendizaje de cada paso. Una lucha inclaudicable de un grupo de mujeres a las que reunió una misma y dramática circunstancia: la pérdida de sus hijos y el secuestro de sus nietos. Detener la mirada en la historia de las Abuelas de Plaza de Mayo es admirar la tenacidad con la que emprendieron una búsqueda sostenida fundamentalmente por el amor. Pero también por la necesidad de conocer la verdad y exigir justicia en un país en el que fue posible una cruenta dictadura.

2- Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ) - Luis Bruschtein
Está la idea de la especificidad de los derechos humanos y la idea de que los derechos humanos abarcan casi todos los aspectos de la vida de las personas. De la discusión de esas dos vertientes, del corazón de esa polémica, surgió el Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ). No se integró con familiares afectados por las dictaduras, ni con políticos o abogados sensibles a esa problemática. Tuvo su origen en un grupo muy pequeño de cristianos comprometidos y no violentos. Y la forma en que, a medida que se involucraron en una realidad extremadamente dura y peligrosa, fueron desarrollando sin concesiones ese núcleo de ideas, es el aporte más valioso del SERPAJ al Movimiento de Derechos Humanos en Argentina. Al punto que buena parte de la militancia popular y de derechos humanos se formó o dio allí sus primeros pasos.

3- Madres de Plaza de Mayo - Victoria Ginzberg
Un camino arduo, una lucha desigual, una voluntad incansable, fueron los componentes del camino asumido por las Madres de Plaza de Mayo, desde un día de abril de 1977 en que se reconocieron unidas por un mismo dolor: la desaparición de sus hijos.
Hoy, a 25 años de aquel inicio, saben que el compromiso sigue vigente y que el pedido de Memoria, Justicia y Verdad las acompañará hasta el último día de sus días. Esta es la historia de un grupo de mujeres que, impulsadas por el amor maternal, lograron desafiar al gobierno más autoritario y sangriento que tuvo la Argentina.

4- CENTRO DE ESTUDIOS LEGALES Y SOCIALES - Luis Bruschtein
Entre 1978 y 1979, un grupo de hombres entre los que hay cuatro abogados y un físico comienza a gestar la idea de conformar un nuevo organismo de defensa de los derechos humanos. Cada uno de los cuatro abogados tiene un hijo detenido desaparecido y el físico, un hijo preso. Pese a que, por entonces, ya existían algunas organizaciones, la instauración de la dictadura y la aplicación del terror indiscriminado las multiplicó, les dio una fuerza que no habían tenido hasta entonces y sobre sus hombros recayó la responsabilidad histórica más pesada y difícil. La participación en el movimiento de derechos humanos era forzosamente militante, voluntarista y hasta desesperada y la importancia de su misión abría nuevos frentes cada día que pasaba. Cada tarea ponía al descubierto nuevas necesidades.

5- MOVIMIENTO ECUMÉNICO POR LOS DERECHOS HUMANOS - Victoria Ginzberg
Sacudidos por la violencia que instaló primero la Triple A y más tarde el gobierno militar, un grupo de religiosos pertenecientes a diversas Iglesias se reunieron en torno a la idea de la defensa de los Derechos Humanos. Así nació el MEDH, un organismo que no se apartó de la fe y la religión para asistir a los familiares de las víctimas de la represión y no transformarse en cómplice "del mal en sus múltiples expresiones".

6- ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS - Diego Díaz
Nacieron en 1975, anticipando la etapa de oscuridade sen la que se iría ahogando la Argentina. Se caracterizaron desde el primer momento por la pluralidad de sus ideas y proyectos, pero también por el objetivo claro de estar alertas ante los hechos de violación de derechos humanos. Esta es la historia de una agrupación que supo reunir entre otros a Alicia Moreau de Justo, Jaime de Nevares, Raúl Alfonsín, Oscar Allende, Eduardo Pimentel, Alfredo Bravo, Emilio Mignone, Augusto Conte Mac Donell, Jorge Novak y Aldo Etchegoyen. “En agosto de 1979, la CIDH envió una comisión a la Argentina con el objetivo de preparar lo que sería su visita oficial en setiembre. Los representantes estuvieron en la Asamblea y se entrevistaron con algunos de sus miembros. Dos día después, la APDH sufrió el único allanamiento judicial ocurrido durante la dictadura militar.” “El desafío más urgente era la defensa de la vida. Las primeras desapariciones de personas habían ocurrido durante el gobierno de Isabel y veíamos que la tormenta se venía encima.” De esta forma, Aldo Etchegoyen, Obispo de la Iglesia Metodista y actual presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, recuerda el clima de las primeras reuniones que dieron origen al organismo en 1975.

7- LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE - Pablo Gianera
Constituye ya un hecho notable que las actas de creación y diversos documentos posteriores se hayan perdido para siempre en el furor de los tiempos violentos, de los saqueos e incendios de sus sucesivas sedes.
Quien quiera desandar la senda de la fundación de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre deberá remitirse a la edición del diario Crítica del día siguiente, el 21 de diciembre de 1937.
En cierto modo, los motivos que dieron origen a la Liga son tan justos como simples, y su genealogía se remonta a ciertos presupuestos de la Constitución francesa de 1794, derivados de la Declaración de los Derechos del Hombre de la Revolución de 1789. Una recorrida por el primer artículo ofrece una definición decisiva: “los hombres han nacido y continúan libres en cuanto a sus derechos”. Vendría después –posteriormente aún a la aparición de la Liga– la Declaración Universal de Derechos Humanos proclamada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.

8- FAMILIARES DE DESAPARECIDOS Y DETENIDOS POR RAZONES POLÍTICAS
En enero de 1976, como respuesta a la desaparición simultánea de 24 personas en Córdoba, surgió el primer grupo de familiares de desaparecidos. En marzo del mismo año, luego del golpe de Estado, comenzaron a reunirse sistemáticamente y a elaborar estrategias de denuncia, presencia en los medios y reclamo por la libertad y la vida de los detenidos, presos por razones políticas o desaparecidos. Así nació el primer Organismo de Derechos Humanos, integrado por familiares de las víctimas de la represión en la Argentina.

sábado, 15 de marzo de 2014

Juan Madrid

Juan Madrid (Málaga, 1947) es un escritor, periodista y guionista de cine y TV. Licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Salamanca, ha trabajado como redactor en revistas como Cambio 16 además de escribir numerosos reportajes en revistas nacionales e internacionales. En el terreno literario ha publicado cuarenta libros entre novelas, recopilaciones de cuentos y novelas juveniles. Es considerado uno de los máximos exponentes de la nueva novela negra o urbana europea. Su obra ha sido traducida a nueve lenguas.
Algunos de sus títulos se han llevado al cine como Días Contados (dirigido por Imanol Uribe) o Tánger (realizada por él mismo).
Ha realizado guiones para la televisión como Brigada Central (publicados posteriormente como una serie de novelas).

Un trabajo fácil
Es una visión despiadada, irónica, terrible y tierna a veces de lo que puede llamarse la otra cara de la moneda. Es decir, de lo que no sale en los periódicos, de lo que se sospecha pero no se dice. En estos cuentos desfilan pistoleros, atracadores, truhanes, víctimas y verdugos, entrelazados en historias que son al mismo tiempo que crónicas de la sociedad absurda y violenta que nos ha tocado compartir, un ejercicio literario de contundente maestría.
No soy Sánchez
Las cosas son como son
Lejos de casa
El contrato
Me lo dijo Adela
La deuda
El túnel
No hagas caso a las mujeres
Un viejo hábito
El secreto
Profesión peligrosa
Cartas bajo la manga
La orilla

La mano negra. Caciques y señoritos contra los anarquistas
Un crimen de Estado al descubierto. A comienzos de 1883 un teniente de la Guardia Civil de Jerez afirmó haber descubierto casualmente unos papeles que enseguida se presentaron como estatutos de una organización revolucionaria: La Mano Negra. La represión se desató de forma inmediata. Siete anarquistas fueron ajusticiados y hubo cientos de deportados. Pero muchos de los hechos que se juzgaron en los procesos de La Mano Negra eran una evidente invención de caciques, señoritos y guardias civiles.

Los hombres mojados no temen la lluvia
Liberto Ruano, abogado mujeriego y perdidamente romántico, socio del bufete Feiman y Ruano se mueve con igual soltura por juzgados y bajos fondos. Todo va a cambiar cuando se ve envuelto en el asesinato de una prostituta, amenazada a causa de un DVD comprometedor, sustraído a un magnate de turbios negocios. Para aclarar el caso y escapar a las sospechas, Liberto sólo cuenta con la ayuda de su informante, Aurelio Pescador, un hombre extraño de no muy claro pasado, y Andrés Feiman, un exiliado argentino de exquisita cultura, socio del bufete. Pero nada, ni nadie es lo que parece. ¿Qué contiene en realidad el DVD? ¿Qué tiene que ver la ´ndrangheta, la misteriosa organización mafiosa calabresa, con los grandes banqueros, fuera de toda sospecha?
Esta novela cuenta lo que ocurre en estos momentos: la corrupción y el engaño de las grandes fortunas, amasadas gracias a la doble verdad, la doble moral y la doble contabilidad.

Viejos Amores
Basada en hechos reales, `Viejos amores` es una impactante novela que retrata la vida de un asesino en serie desde varios puntos de vista, que se superponen en un brillante ejercicio literario de espejos deformantes. Sobrecogedora, dura y escrita sin concesiones, la novela muestra la sordidez de un mundo que convive con el nuestro sin que nos percatemos. Un mundo de miseria moral y perversiones que es la otra cara de la moneda de la sociedad que no es la que parece ni la que nos cuentan.

Colección Tony Romano 
01- Un beso de amigo
Antonio Carpintero, alias Toni Romano, ex policía, está en paro tras ser despedido de Ejecutivas Draper, una empresa dedicada al cobro de impagados. No tiene más remedio que dedicarse a chapucillas tales como buscar a adolescenctes ricas fugadas de casa y a un contable desaparecido. Su querido sobrino tiene amigos extraños, frecuenta a los grupos fascistas de la Transición y maneja dinero. Toni tira del hilo y la maraña se complica. El submundo conecta con el impoluto mundo de las finanzas y la política. El infierno tiene subterráneos que sólo Toni conoce

02- Las apariencias no engañan
Toni Romano se gana la vida de vigilante en uno de los templos de la "movida madrileña " cuando una noche recibe una paliza de unos tipos... Las novelas de Toni Romano son una crónica de la transición. Las apariencias no engañan es la segunda entrega de la serie dedicada a Toni Romano. A través de las diversas formas de agresividad, Juan Madrid intenta denunciar al Estado como principal responsable de la criminalidad al tiempo que formula una crítica ideológica de la sociedad, junto con la exposición de la conflictividad imperante en la sociedad española

jueves, 13 de marzo de 2014

Los Terapeutas

Un corto para los psicólogos y para pensar en el quehacer terapéutico y sus implicancias. La hermosa labor que hacen quienes escuchan con atención desde el corazón.



Orientación Vocacional - Un poco de Humor

martes, 11 de marzo de 2014

Rosa Montero

Rosa Montero (España, 1951)
Escritora y periodista española, su obra se caracteriza por una sensibilidad especial ante la situación de la mujer. Nacida en Madrid, estudió en la Escuela Oficial de Periodismo y en la Facultad de Psicología, e hizo igualmente algunas incursiones en grupos de teatro independiente, como Tábano o Canon. Más tarde colaboró con distintos periódicos y revistas, hasta que en 1976 comenzó a escribir en el diario español El País. En 1980 le fue otorgado el Premio Nacional de Periodismo. En 1979 publicó su primera novela, Crónicas del desamor, obra que la autora considera más una crónica que una novela propiamente dicha. El libro tuvo una enorme repercusión por su lenguaje fresco y desenfadado, y porque de una manera rápida, periodística, se daba una visión de los problemas y los enredos de la vida cotidiana. La función delta (1981) consolidó su estilo, desde entonces sus obras aparecen con regularidad y son muy bien recibidas por el público. Entre ellas destacan Te trataré como a una reina (1992), Amado amo (1988), Temblor (1990), La hija del caníbal (1997, I Premio Primavera de Narrativa) y El corazón del tártaro (2001). También ha escrito libros de literatura infantil, como El nido de los sueños (1991), Las barbaridades de Bárbara (1996), y antologías de sus artículos publicados en el diario El País, labor periodística que todavía ejerce, como La vida desnuda (1994), Historias de mujeres (1995) y Estampas bostonianas y otros viajes (2002). En 1998 publicó su primer libro de relatos cortos, Amantes y enemigos, y fue galardonada con el premio al más relevante escritor extranjero del año por la prestigiosa asociación de críticos de la capital chilena, el Círculo de Críticos de Arte de Santiago de Chile.

La hija del Caníbal
Lucía lleva diez años con Ramón. Sus vidas transcurren sin pasiones ni tropiezos, hasta el día en que deciden pasar el fin de año en Viena y Ramón desaparece en el aeropuerto. Lucía no se conforma con que el caso lo resuelva la policía y, gracias a la ayuda de Adrián, un extraño joven, y del anarquista Fortuna, investiga por su cuenta el paradero de Ramón... Pero eso que parece un drama se convierte en una oportunidad para vivir con más intensidad.

Bella y oscura
Bella y oscura es el relato alegórico de lo que poseemos sin haber conquistado: la sabiduría de la infancia. Es la evocación de un tiempo pasado, solitario, fermento necesario de la libertad esperada; es la belleza que la fantasía extrae de la crueldad y de los inocentes olvidos de la niñez. En Bella y oscura se cuenta la i nfancia vivida y soñada de una niña que viajará desde la soledad del orfanato hasta el marginal Barrio donde la acoge una singular familia: Doña Bárbara, su abuela, mujer de poderosa presencia; Amanda, su tía, de carácter débil, sometida a Segundo, un marido egoísta y pendenciero; Chico, su primo, taciturno observador y vigilante de la actividad del Barrio; y Airelai

La Cita y Otros Cuentos de Mujeres Infieles (Antologia)
La infidelidad de la mujer es un tema complejo y profundo al que la voz del varón ha dotado, a lo largo de la historia, de unos significados muy precisos. Pero, más allá de los prejuicios machistas, en la infidelidad, sea de mujeres o de hombres, se juegan muchas otras cosas; sobre todo, me parece, el deseo o el sueño de ser otro. Quien no ha sido infiel alguna vez en su vida, por lo menos mentalmente, imaginariamente. Quien no se ha proyectado en el amor de otro, y, por consiguiente, en el diseño deslumbrante de una vida nueva. La ambición de tener lo que no tenemos y ser lo que no somos forma parte sustancial del ser humano; y la
infidelidad, por lo tanto, también. Aunque uno nunca se atreva a llevarla a la practica. De todo ese mundo turbio y sustancial compuesto de miedos y deseos, de necesidades y venganzas, de identidades que se inventan a si mismas y mitos ancestrales, tratan los hermosos relatos que componen este libro. Un tema fascinante e inacabable.

La loca de la casa
Este libro es una novela, un ensayo, una autobiografía. La loca de la casa es la obra más personal de Rosa Montero, un recorrido por los entresijos de la fantasía, de la creación artística y de los recuerdos más secretos. Es un cofre de mago del que emergen objetos inesperados y asombrosos. La autora emprende un viaje al interior en un juego narrativo lleno de sorpresas. En él se mezclan literatura y vida en un cóctel afrodisíaco de biografías ajenas y autobiografía novelada.

Amantes y enemigos. Cuentos de parejas
Todos los textos tratan sobre ese oscuro lugar de placer y dolor que es la pareja, esto es, tratan del amor y del desamor, de la necesidad y la invención del otro. Son historias que hablan del deseo carnal y la pasión, de la costumbre y la desesperación, de la felicidad y del infierno. Estos relatos, a menudo inquietantes, agridulces, llenos de sentido del humor y de la melancolía del amor, componen un sugestivo espejo de nuestra intimidad más turbia y más profunda, de ese territorio abisal e incandescente que siempre se resiste a ser nombrado.

Historia del rey transparente
En un turbulento siglo XII, Leola, campesina adolescente, desnuda a un guerrero muerto en un campo de batalla y se viste con sus ropas de hierro, para protegerse bajo un disfraz viril. Así comienza el vertiginoso y emocionante relato de su vida, una peripecia existencial que no es sólo la de Leola sino también la nuestra, porque esta novela de aventuras con ingredientes fantásticos nos está hablando en realidad del mundo actual y de lo que todos somos.
Historia del Rey Transparente es un insólito viaje a una Edad Media desconocida que se huele y se siente sobre la piel, es una fábula que conmueve por su grandeza épica, es uno de esos libros que no se leen, sino que se viven.

Amado Amo
Estamos ante una novela sobre el poder, pero un poder con minúsculas, cotidiano y perfectamente reconocible: el que ejercen las empresas, el que sufren los asalariados, un poder risible que se mide en metros de despacho o en el número de veces que el jefe se ha parado a hablar contigo. César Miranda, protagonista de esta historia, es un hombre en crisis que intenta sobrevivir a las tormentas y tormentos de una competitividad desenfrenada. Y su peripecia nos va dibujando el implacable pero divertidísimo retrato de la disparatada sociedad en que vivimos.

El corazón del tártaro
Sofía Zarzamala, editora de libros medievales, despierta una mañana con una llamada inesperada. Una voz de hombre, al otro lado del teléfono, le dice: `Te he encontrado`. Se viste apresuradamente y huye de su apartamento sabiéndose perseguida por alguien, o algo, que enlaza con un misterioso pasado que creía olvidado. Durante 24 vertiginosas horas, la fugitiva Zarza hará un recorrido por los infiernos: los bajos fondos urbanos, la miseria y la crueldad, las traumáticas relaciones afectivas que desde niña mantuvo con su padre y con su hermano. Todo regresa ahora con una fuerza demoledora, irresistible, en un inquietante paralelismo con sombrías leyendas medievales. La trama se irá desentrañando paso a paso, hasta que al cabo estalle, cegadora, la revelación final que cambiará la vida de la protagonista para siempre.

Te trataré como a una reina
Por el Desiré desfilan los sueños y realidades de un elenco de personajes memorables encabezado por Bella, cantante de boleros; Poco, un viejo enigmático de origen incierto; la solterona y cándida Antonia y su hermano Damián. Sus vidas son una demostración imponente de la distancia, a veces insalvable, que media entre los deseos de felicidad y las posibilidades reales de alcanzarla. Como el anverso y el reverso de un bolero, esta sobrecogedora novela juega con una contraposición: sobre el espacio urbano degradado de un local nocturno madrileño, el Desiré, se proyecta la postal pintarrajeada de un improbable y suntuoso Tropicana, el legendario club cubano en sus mejores tiempos, convertido en mito y refugio de un puñado de soñadores. Te trataré como a una reina, la tercera novela de Rosa Montero, puede ser vista como una farsa negra y como una tragedia rosa. La fuerza e intensidad con que está narrada, la contundencia de personajes que pueden tocarse, permiten ver, con ácida verdad, un mundo desportillado que descubre la soledad de todos, bajo los falsos colores de una pintura que se resquebraja.

Lágrimas en la lluvia
Estados Unidos de la Tierra, Madrid, 2109, aumenta el número de muertes de replicantes que enloquecen de repente. La detective Bruna Husky es contratada para descubrir qué hay detrás de esta ola de locura colectiva en un entorno social cada vez más inestable. Mientras, una mano anónima transforma el archivo central de documentación de la Tierra para modificar la Historia de la humanidad.
Agresiva, sola e inadaptada, la detective Bruna Husky se ve inmersa en una trama de alcance mundial mientras se enfrenta a la constante sospecha de traición de quienes se declaran sus aliados con la sola compañía de una serie de seres marginales capaces de conservar la razón y la ternura en medio del vértigo de la persecución.
Una novela de supervivencia, sobre la moral política y la ética individual; sobre el amor, y la necesidad del otro, sobre la memoria y la identidad. Rosa Montero narra una búsqueda en un futuro imaginario, coherente y poderoso, y lo hace con pasión, acción vertiginosa y humor, herramienta esencial para comprender el mundo.

Lo Mejor de Rosa Montero
Para mí el periodismo escrito es un género literario más, igual que el drama, la ficción, la poesía. Y puede alcanzar cotas de excelencia semejantes. Basta con pensar en A sangre fría , de Truman Capote, que es un reportaje puro y duro y, al mismo tiempo, una pieza literaria formidable. Eso sí, todos los géneros poseen sus características propias, unas reglas que conviene conocer y respetar. Y así, si haces un teatro ensayístico seguramente será una obra aburridísima, y si haces ensayo poético, probablemente será un mal ensayo, porque le faltará rigor. De igual manera, el periodismo ficcionalizado es malo porque le falta precisión informativa, y la ficción periodística es mediocre porque resulta superficial. De hecho, novela y periodismo están en los antípodas literarios y proponen acercamientos radicalmente opuestos a la realidad. Por ejemplo,en periodismo la claridad es un valor: cuanto menos equívoca sea una pieza periodística, mejor. Y en novela, por el contrario, la ambigüedad es un valor: mejora cuantas más lecturas posea el texto,aunque sean lecturas contradictorias.
Ser periodista es ser testigo de la realidad. Un testigo que pregunta, que se informa, que contempla, que estudia y reflexiona sobre los datos recogidos. Ese testimonio lo has de transmitir después con una serie de limitaciones que forman el marco del género periodístico. Te debes al espacio existente (cada línea vale su tinta en oro) y a los datos exactos y escuetos. Quiero decir que todas y cada una de las informaciones que vienen en un texto periodístico, incluso las más nimias, deben ser verdaderas, y hablo de una veracidad documental de la que un notario podría dar fe.Por ejemplo, en este volumen se incluye una reconstrucción de la matanza de Atocha. Pues bien, todos los detalles, incluso los más nimios fueron extraídos de lo que me contaron los supervivientes.

La ridícula idea de no volver a verte
Cuando Rosa Montero leyó el maravilloso diario que Marie Curie comenzó tras la muerte de su esposo, y que se incluye al final de este libro, sintió que la historia de esa mujer fascinante que se enfrentó a su época le llenaba la cabeza de ideas y emociones. La ridícula idea de no volver a verte nació de ese incendio de palabras, de ese vertiginoso torbellino. Al hilo de la extraordinaria trayectoria de Curie, Rosa Montero construye una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, entre el análisis de nuestra época y la evocación íntima. Son páginas que hablan de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la buena muerte y de la bella vida, de la ciencia y de la ignorancia, de la fuerza salvadora de la literatura y de la sabiduría de quienes aprenden a disfrutar de la existencia con plenitud y con ligereza. Vivo, libérrimo y original, este libro inclasificable incluye fotos, remembranzas, amistades y anécdotas que transmiten el primitivo placer de escuchar buenas historias. Un texto auténtico, emocionante y cómplice que te atrapará desde sus primeras páginas.

Temblor
Una tarde, Rosa Montero intentó recordar el dibujo de las baldosas de la casa de su niñez, que habían sido los abismos secretos de sus juegos de niña. Pero el dibujo se había perdido para siempre, como su infancia. Abrumada por el olvido se preguntó: «¿Qué pasaría si hubiera un mundo que solo existiera si alguien lo pensase?», y de esta idea nació «Temblor». Agua Fría tiene sólo doce años cuando es obligada a comenzar su aprendizaje para ser sacerdotisa del culto del Cristal. En un mundo desolado y en plena decadencia, la niña deberá seguir su frágil intuición y transgredir la ley para iniciar un viaje desesperado en busca de su destino, que no es otro que sanar su mundo. Cada vez que alguien muere, sus recuerdos desaparecen con él, y con ellos, la realidad que alguna vez los sustentó. De enigma en enigma y de éste a un nuevo reto mortal, Agua Fría deberá conocer el origen de su civilización, para evitar que se extinga

Dictadoras: Las mujeres de los hombres más despiadados de la historia
El poder de las mujeres a la sombra de los célebres dictadores: Franco, Mussolini, Stalin y Hitler.
"HABLAR DE ALGUNOS DE LOS TIRANOS más conocidos del siglo XX a través de la visión de sus esposas, amantes e hijas, y del lugar que la mujer ocupaba en sus proyectos megalomaníacos, es poder ahondar en la historia europea desde otra perspectiva y ampliar la comprensión de las tragedias sociales por medio del análisis de las tragedias domésticas. Es como meterse por la puerta de atrás de las dictaduras", dice Rosa Montero en el prólogo de este maravilloso libro que aborda el poder de las mujeres a la sombra de Hitler, Franco, Stalin y Mussolini.
Junto a un equipo de televisión, Rosa Montero viajó por Rusia, Alemania, Italia y España. Allí entrevistaron a familiares directos de los dictadores, visitaron sus búnkers, sus tumbas, sus despachos privados, y reconstruyeron la intimidad de los tiranos y su relación con la devastadora historia de las dictaduras. Este libro es el resultado de ese trabajo y de la colaboración de prestigiosos historiadores internacionales.
¿Por qué se suicidó la segunda esposa de Stalin? ¿Qué relación tenía Hitler con Eva Braun? ¿Y Clara Petacci con Mussolini? ¿Por qué la mujer de Franco tuvo tanta importancia en su vida pública? Hitler llegó a decir que no se casaba porque se consagraba a Alemania. Y Mussolini afirmaba que "las masas y las mujeres nacieron para ser violadas".
Dictadoras muestra cómo se relacionaron los líderes de regímenes totalitarios con sus mujeres y en consecuencia, con la sociedad en su conjunto.

Historias de mujeres
«Esta obra es todo lo contrario a un catálogo hagiográfico de mujeres perfectas. Nunca deseé hacer tal cosa. No sólo no creo que las mujeres tengamos que ser forzosamente admirables, sino que además lo que reivindico es que podamos ser tan malas, tan necias y tan arbitrarias como lo son los hombres en ocasiones. Aspiro a la verdadera libertad del ser, a asumir nuestra humanidad cabal y plena, con todas sus luces y sus sombras. Y así, entre las biografías de este volumen hay señoras perversas y terribles, como Laura Riding o la mortífera Aurora Rodríguez, la madre de la pobre Hildegart. Hay mujeres patéticas y desquiciadas que no pueden ser un modelo para nadie, como Camille Claudel o Isabelle Eberhardt. Y hay otras, en fin, ambiguas y complejas, con logros admirables y detalles horrendos, como la gran Simone de Beauvoir, una pensadora monumental que ocultaba también ciertas miserias. Eso sí: todas ellas, malas o buenas, desgraciadas o dichosas, derrotadas o triunfantes, son personas muy poco comunes y tienen unas vidas fascinantes. Por cierto que en esta edición hemos añadido una biografía más, la de la emperatriz Irene de Constantinopla, otra mujer de órdago, poderosa y malvada como pocas.» ROSA MONTERO

El peso del corazón
Contratada para resolver un caso a primera vista sencillo, la detective Bruna Husky se enfrenta a una trama de corrupción internacional que amenaza con desestabilizar el frágil equilibrio entre una Tierra convulsa y la dictadura religiosa de Reino de Labari. En un futuro en el que la guerra está supuestamente erradicada, Bruna lucha contrarreloj por la libertad y en defensa de la vida, mientras asimila los sentimientos contradictorios que le produce hacerse cargo de una niña pequeña. Bruna Husky es una heroína extrema y fascinante, una superviviente capaz de todo que se debate entre la fragilidad y la dureza, entre la autosuficiencia y la desesperada necesidad de cariño. Es una fiera atrapada en la cárcel de su corta vida, un tigre que va y viene ante los barrotes de su jaula «para que no se le escape el único y brevísimo instante de la salvación», como el felino de la bella frase de Elias Canetti.

La vida desnuda. Una mirada apasionada sobre nuestro mundo
El genio periodístico de Rosa Montero, y su aguda mirada se revelan una vez mas en esta selección de artículos publicados en el diario El País. Problemas sociales, literatura, política, y siempre una profunda y solidaria percepción del mundo femenino.

La carne
Vuelve Rosa Montero con La carne, una intriga emocional que nos habla del paso del tiempo, del miedo a la muerte, del fracaso pero también de la esperanza, de la necesidad de amar y de la gloriosa tiranía del sexo, de la vida entendida como un lance fugaz en el que devorar o ser devorado.
«Al final todo acaba por desembocar en el amor. Y en el daño.
Una noche de ópera, Soledad contrata a un gigoló para que la acompañe a la función y así poder dar celos a un examante. Pero un suceso violento e imprevisto lo complica todo y marca el inicio de una relación inquietante, volcánica y tal vez peligrosa. Ella tiene sesenta años; el gigoló, treinta y dos.
Desde el humor, pero también desde la rabia y la desesperación de quien se rebela contra los estragos del tiempo, el relato de la vida de Soledad se entreteje con las historias de los escritores malditos de la exposición que está organizando para la Biblioteca Nacional.
La carne es una novela audaz y sorprendente, la más libre y personal de las que ha escrito Rosa Montero.